Calendario

Calendario

La Alhambra desde El Generalife

La Alhambra desde El Generalife
La Alhambra desde El Generalife

20110924

Antonio Barrios y su casa en la Alhambra.

La Granada de fines del XIX se convierte en centro de atracción para viajeros románticos en busca del sueño de la Alhambra.
Aquí nace Ángel Barrios en el seno de una familia peculiar,  y en cierto modo patriarcal.
Su padre, el carismático Don Antonio Barrios “el Polinario” regenta su casa-taberna, tienda y lugar de reposo en la calle Real de la Alhambra, entre tapias encaladas, árboles y madreselvas, villas, cármenes y pequeñas pensiones para turistas, algunos de ellos tan integrados, que eran  parte del paisaje.

                                          Flamenco en la taberna del "Polinario"
Maestro de su hijo Ángel, deposita en él una larga tradición guitarrística entre lo culto y lo popular.
En esta Granada de entre siglos la Casa del Polinario se convierte en el más universal de los círculos culturales granadinos.
Por su carácter paternal y sus dotes de pintor, conversador y conocedor de todos los estilos flamencos, Antonio Barrios tenia una de las mejores tertulias.
 Su amigo Francisco Rodríguez Murciano, conocido en el mundo artístico como "El Murciano" (Granada 1795 - 1848), tocaba en las Tertulias del Polinario, y por una biografía escrita por el director de orquesta y compositor Mariano Vázquez Gómez, se conoce su dedicación a la guitarra desde los cinco años y su negación a estudiar música.
Cuando el celebre músico Mijaíl Glinka llegaba a la tertulia, (paso una larga temporada en Granada) se tiraba horas enteras oyendo a “El Murciano”, improvisar variantes de acompañamientos de rondeñas, fandangos y jotas aragonesas.  El ruso intentaba reproducir al piano todo lo que interpretaba el "Murciano", pero al pedirle Glinka y algunos amigos del guitarrista que le oían, la repetición de algún paso que les había entusiasmado, ni él mismo encontraba la manera de volverlo a tocar, en cambio improvisaba, otros tan nuevos y sorprendentes como el primero.

Abundaban en Granada las Tertulias, la de "La Cuerda" de Pedro Antonio de Alarcón, con el tenor italiano Ronconi establecido en el Carmen de la Alhambra que hoy lleva su nombre.
 

 
La "Cofradía del Avellano" de Ángel Ganivet, la de Alonso Cano en el Albaicín, la del Centro Artístico, la de Manuel Jofré, la del Carmen de las Maravillas del Capellán Real (Alfonso Gómez Izquierdo), la del Carmen de las Tres Estrellas de Afán de Ribera y muchas más.  
En ellas dejaron su testimonio músicos como Ravel, Strauss,  Falla, y un jovencito Andres Segovia. Poetas como García Lorca, los hermanos Machado. Pintores de la talla de Rusiñol, Joaquin Sorolla, Dario de Regollos, López Mezquita, Rodríguez Acosta, Ignacio Zuloaga y un largo etc, que usaban su casas para guardar sus pinturas en ellas.

Era esta la Granada en la que todavía se podían ver personajes como el Chorrojumo, gitano fanfarrón de impostado aire romántico para deleite de viajeros y turistas.


EL MÚSEO de Ángel Barrios en la Alhambra.
La colección  reúne enseres, instrumentos musicales, dibujos, pinturas, acuarelas, partituras y correspondencia dedicados por sus autores a este importante músico y compositor granadino fallecido en 1964 y a la figura de su padre Antonio Barrios "el Polinario", uno de los últimos "cicerones" de la Alhambra
 http://granadapickups.blogspot.com.es/search/label/%C3%81NGEL%20BARRIOS%20FERN%C3%81NDEZ


Museo de Ángel Barrios

No hay comentarios:

Publicar un comentario