Calendario

Calendario

La Alhambra desde El Generalife

La Alhambra desde El Generalife
La Alhambra desde El Generalife

20150315

Plaza del Padre Suárez

La Plaza del Padre Suárez con sus hermosas casas y su historia, en uno de sus lados, el Palacio de los Marqueses de Villa-Alegre, un palacete neoclásico de 1857 y 1858 diseño del arquitecto Juan Pugnaire, fue edifico notarial y después colegio de las madres Mercedarias. 


En el centro de la plaza se alza una columna en honor al actor Isidoro Máiquez, trasladada desde el Paseo del Salón en 1943. El monumento habia sido costeado por los actores y empresarios teatrales Hnos Romea y la actriz Matilde Díaz, y fue realizado en 1839 por el escultor José Contreras. 



El actor Isidoro Máiquez nació en Cartagena el 17 de marzo de 1768. Hijo de actores se dedicó a la profesión de sus padres. Debutó en Madrid en 1791 en la compañía del actor Martínez, en el teatro del Príncipe. Fue protegido por los duques de Osuna, recibiendo de ellos, y de Godoy, las ayudas necesarias para formarse en París, donde estudió con François Joseph Talma. Introdujo en la escena española las novedades del teatro francés, cuidando mucho del vestuario y de los decorados. 

    
                      Isidoro Máiquez en el papel de Otelo.

Su éxito en Madrid fue grande tras su interpretación en 1802 de Otelo de Shakespeare, convirtiéndose en el gran actor de la escena española. Su actividad de escritor, de director de teatro, con un concepto noble de su profesión, y de maestro de jóvenes actores, fue decisiva en el desarrollo y modernidad de la interpretación teatral española, promoviendo la creación de una Escuela Nacional de Declamación. El carácter altivo y orgulloso de Máiquez, su severidad en el trabajo y la envidia de sus compañeros le enfrentaron con otros actores y amigos, e incluso con Godoy, siendo desterrado de Madrid en 1805, acusado de revolucionario. Después de la guerra de la Independencia fue encarcelado, en mayo de 1814, por liberal, y desterrado de la corte en 1815, primero en Ciudad Real y después en Granada, donde murió el 17 de marzo de 1820.

        Retratado por Goya cuando ambos estaban en la cúspide de sus respectivas carreras.  

En un lado de la plaza y en la fachada del convento de San Francisco esta también el Pilar de Don Pedro, una fuente típica de doble caño con mascarones, con el orgulloso escudo heráldico del linaje de los Mendoza. Don Pedro de Mendoza lo mando construir para su casa y huerta en los llamados Callejones de las Huertas del Cañaveral, tierras que le conceden los Reyes Católicos en 1501. Trasladado al Paseo del Violón en el siglo XVIII, constituye uno de los escasos ejemplos conservados del mobiliario urbano del siglo XVI.


Pedro González de Mendoza. Guadalajara (1428- 1495) Eclesiástico, político, militar y mecenas, conocido como Gran Cardenal de España. Perteneciente a la alta nobleza y al linaje de la Casa de Mendoza, fue el quinto hijo de Iñigo López de Mendoza, primer marqués de Santillana, sus padres lo destinaron a la carrera eclesiástica. Su formación universitaria, genealogista y conocedor de la historia le llevaron a destacar como administrador de asuntos de Estado. Tuvo varios cargos, residió en la corte en tiempos de los Reyes Católicos donde se decía que era «el tercer rey de España». Prosperó entre guerras civiles y cambios gracias a sus grandes dotes de diplomático, consejero de Castilla y obispo-guerrero, tuvo una gran  capacidad para adaptarse y permanecer junto al triunfador practicando el nepotismo.

Cortejo del bautizo del príncipe don Juan, hijo de los Reyes Católicos, por las calles de Sevilla, obra de Francisco Pradilla. Los Reyes Católicos y el cardenal Mendoza, arzobispo de Sevilla, presiden el cortejo.
Según las crónicas, a Pedro se le atribuían tres hijos que la reina Isabel conocía como «los lindos pecados del Cardenal». De los amores que a partir de 1460 tuvo con Mencía de Lemos, acompañante de la reina Juana, nacieron dos hijos: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, futuro marqués del Cenete, nacido en Guadalajara en el palacio de los Mendoza en 1462, y Diego Hurtado de Mendoza y Lemos luego conde de Mélito y señor de Almenara, nacido en 1468 en el Real del Manzanares, «en amaneceres».
En 1476, pidió a la reina Isabel la legitimación de sus dos hijos, que le fue concedida el 15 de junio de ese año; en 1478, Sixto IV concedió al cardenal autorización para testar a favor de sus hijos, y su sucesor Inocencio VIII, en 1486, le concedió la verdadera legitimación. Años después, los Reyes Católicos concedieron la capacidad de instituir los mayorazgos que quisiera a favor de sus hijos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario