Calendario

Calendario

La Alhambra desde El Generalife

La Alhambra desde El Generalife
La Alhambra desde El Generalife

20160427

La Cartuja de Nuestra Señora de la Asunción de Granada. Sacristía y Salas



La entrada a la sacristía de Cartuja impresiona, por sus  paredes blancas, donde el estucado armoniza perfectamente con el color rojizo del mármol del altar mayor, presidido por San Bruno.


La sacristía es una de las obras que se supone corriera a cargo de José Bada, sustituto de Hurtado en las obras del Sagrario de la catedral de Granada, también existe la posibilidad de que fuera el lego fray José Manuel Vázquez, autor de la cajonería, el que controlara la obra completa. Se sabe que en su ejecución participaron el cantero Luis de Arévalo y el tallista Luis Cabello, aunque ya en una fase avanzada de la obra, ejecutando enchapados en mármol y yeserías.


La sacristía es el espacio donde el sacerdote se reviste de los ornamentos litúrgicos, las cajoneras son para guardar en la disposición adecuada, las vestiduras, estos espacios singularmente alargados y anchos, permiten el despliegue de casullas, dalmáticas y albas, junto con una estructura robusta y firme que asegura la resistencia del mueble frente al gran peso de las vestiduras sagradas. Los espejos fueron realizados por Luis Cabello.



Los primeros trabajos de taracea se cree que son de época sumeria (Mesopotania 3000 a.C.) Y de la dinastía Ming (1368-1644 en China). Se difundió por Asia Menor (actual Turquía) y más tarde los romanos la adoptaron cuando entraron en contacto con el mundo helenístico
Los árabes la introducen en España, y deriva de la palabra árabe Tar'sia, que significa incrustación.
Entre 1440 y 1550 la taracea alcanza su máxima expansión al amparo del gusto por el arte y el lujo de las nuevas clases adineradas. En la actualidad esta técnica solo perdura en Granada y Damasco.


La cúpula fue decorada por Tomás Ferrer en 1735 y muestra al patrón, san Juan Bautista, y al fundador, san Bruno, junto a otras figuras destacadas.



Hermosos cuadros adornan la sacristía, como el de un Crucificado del taller de Bocanegra, una Inmaculada de Sánchez Cotán, otros del lego fray Francisco Morales, seis con escenas de la Vida de Cristo y otros tres en el muro de entrada con las Santas cartujas Roselina y Margarita de Dios a ambos lados de la puerta y la Gloria de San Bruno entregando el Niño Jesús a santa Rosalina. 


La Sala capitular. Lugar de reunión de los cartujos, cuya orden les prohibía dirigirse la palabra. Incluso, cuando a la hora de la comida a alguien le faltaba algo, no podía protestar. En cambio su vecino, si podía hacer una seña para que se atendiera al compañero. Lo más interesante son los cuadros de Vicente Carducho. 


Capilla de Profundis o Sala de San Pedro y San Pablo, con un altar pintado en la pared y un cuadro, ambos de Sánchez Cotán. Aquí los frailes hacían penitencia. Refectorio o comedor de los frailes, decorado con unos cuadros más que tenebristas también de Sánchez Cotán.                                   



                    Obras de Sánchez Cotán. Descanso en la huida de Egipto y Bautismo de Cristo.

          

Muchos son loa avatares que a través de los años a sufrido la Cartuja de Granada, pero se conserva casi intacta, faltándole algún edificio como la casa prioral que fue destruida en 1943 y las celdas de los monjes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario