Calendario

Calendario

La Alhambra desde El Generalife

La Alhambra desde El Generalife
La Alhambra desde El Generalife

20150308

Las Capitulaciones

El 25 de noviembre de 1491 supuso un cambio para la historia de España, el último emir musulmán de Granada, Muhamed Abú Abdallah (más conocido como Boabdil “el chico” y no por su estatura, el apodo era por su juventud), se reunió con los Reyes Católicos para rendir este reino en las conocidas como «Capitulaciones de Granada»
Estos acuerdos, además, acabarían con las sangrientas campañas militares españolas que pretendieron durante años tomar la ciudad mediante las armas y que dieron comienzo en 1482. A su vez, la entrega de Granada puso fin al período de la Reconquista, que duró más de siete siglos. En un solo día, culminarían estos dos procesos.


No fue sencillo para los monarcas, a pesar de que Boabdil pretendía ceder la ciudad, impuso una serie de condiciones. Las Capitulaciones de Granada entre los Reyes Católicos y Boabdil eran muy generosas con los vencidos, y en eso debió de influir mucho el deseo de Isabel y Fernando de acabar cuanto antes con una guerra que duraba ya diez años y suponía una gran sangría económica.


Las capitulaciones de Granada contenía 77 artículos. El historiador Luis Suárez Fernández, gran conocedor de la vida y la obra de los Reyes Católicos refiere, que desde el mes de agosto de 1491 cesaron prácticamente las operaciones militares en torno a la ciudad de Granada y en el resto del territorio bajo su dominio; Habían comenzado las negociaciones, aunque llevadas con tanto secreto que de haberse extraviado el archivo de Fernando de Zafra, que guardó las cartas más importantes que entonces se cruzaron, hoy serían desconocidas. En ellas intervinieron, además del citado administrador y secretario Zafra, tres granadinos notables: el visir Abu-l-Qasím el-Muleh, el alguacil Yusuf ibn Comixa y el alfaquí Muhammad el Pequeñi (o Pequení). Cierto Ahmed Uleylas actuó como mensajero de confianza entre ambos bandos.


       Villa de Laujar de Andarax

En las negociaciones particulares con Boabdil apareció configurada una especie de reserva islámica, en la zona de las Alpujarras. Se le concedía su vasto territorio: las tahas (taha: comarca, distrito) de Berja, Dalia, Márjena, El Boloduy, Luchar, Andarax, Subiles, Ugíjar, Órgiva, El Jubeye, Ferreira y Poqueira, más la promesa del puerto de Adra cuando hubiese sido privado de sus fortificaciones; se le regalaba 30.000 castellanos de oro (unos 138 kilos de oro) y quedaba eximido de cualquier tributo que hubiera correspondido pagar a las propiedades que formaban el patrimonio de su familia. Desde esos lugares Boabdil y los suyos podrían comerciar libremente con los puertos de África.


        Salida de la Alhambra

No fue inmediata su marcha ya que habrían de preparar mucho equipaje y en el Alcázar permaneció hasta llegar a un acuerdo con las nuevas autoridades en el día mas conveniente para la partida, que fue a finales de febrero de 1492, con una cláusula anteriormente convenida de que la salida se haría de noche para evitar problemas. Pudiendo llevarse todo lo que quisiera a su feudo de las Alpujarras, la corte se instala en lo que es hoy es la Villa de Laujar de Andarax, una población enclavada dentro de la Alpujarra almeriense, en la falda sureste del Parque Natural de Sierra Nevada.



 Una vez en las Alpujarras alrededor de Boadil y su corte empiezan de nuevo las intrigas y revueltas de los moriscos y los Reyes Católicos consiguen convencer a Boabdil de la necesidad de que parta para Berbería, es decir, Marruecos.
Muere la mujer de Boadil, su querida Moraima en octubre de 1493 y poco después el se embarca en el puerto de Adra en una flota al mando de Iñigo de Arrieta que lo transporta junto con su gran sequito, entre mil y dos personas, a la otra orilla del Mediterráneo, deserbancando cerca del cabo Tres Forcas, a una distancia de 15 Km de Melilla. Desde aquí se dirigió a Fez y allí fijo su residencia, siendo consejero del sultán de Fez, se dice que murió con 70 años en 1533.


No hay comentarios:

Publicar un comentario