Calendario

Calendario

La Alhambra desde El Generalife

La Alhambra desde El Generalife
La Alhambra desde El Generalife

20140907

¡Septiembre mes de vendimia!


Septiembre, empezamos de nuevo, todo se pone en marcha tras el descanso veraniego.   
Que sea con buen humor, oyendo la radio esta mañana decia Peridis: “El mundo es un valle lleno de lagrimas” nademos en ellas lo mejor que sepamos. Abrazos de Luneta.


La vendimia, una fiesta en pueblos y ciudades de nuestra tierra. La recogida de los frutos de un año de trabajo se celebra con las mejores uvas y vinos. Los campos de viñedos se tiñen de colores desde el ocre, el amarillo, al rojo intenso formando un patchwork de increíble colorido.

.
Jerez de la Frontera se engalana para sus fiestas del vino y esta escrito por Estrabón que en el siglo I a. C. la vid fue traída a la región por los fenicios, fundadores de Gadir, hacia el 1100 a. C. En el Yacimiento arqueológico de Doña Blanca, ciudad fenicia situada en el término de El Puerto de Santa María, se han encontrado un lagar que data del siglo IV a. C. En esa época, parece ser que la región donde actualmente está Jerez se llamaba Xera y su principal ciudad era Asta Regia.


Durante la Edad Media, en el año 711, con la islamización de Hispania, Ceret pasó a denominarse Šeriš (Sherish). En los más de cinco siglos que duró en la zona la dominación islámica, Sherish se mantuvo como un importante centro de elaboración de vinos, a pesar de la prohibición coránica, con la excusa de la producción de pasas y la obtención de alcohol con fines medicinales. En el 966, durante el califato de Alhakén II, a instancias de Almanzor, se decidió arrancar los viñedos jerezanos por motivos religiosos, pero la oposición local consiguió que sólo se arrancara un tercio del mismo. En el siglo XII, los vinos de Sherish ya eran exportados y apreciados en Inglaterra, pasando a ser conocidos allí como Sherry.


Las viñas jerezanas se convirtieron en una fuente de riqueza para la Casa Real, puesto que la ciudad de Jerez tras la reconquista cristiana pasó a ser realenga. Enrique I de Castilla, para desarrollar las manufacturas nacionales, intercambió lana inglesa por vino de Jerez, lo que contribuyó a la popularización de éste en Inglaterra. Por su parte, Enrique III de Castilla, por Real Provisión de 1402, prohibió que se arrancase una sola cepa de Jerez y que cerca de la viñas hubiese colmenas cuyas abejas dañasen su fruto.


La creciente demanda de vino provocada por el intenso comercio de los puertos de la Baja Andalucía durante la Baja Edad Media, con Inglaterra, Flandes, Francia y Génova, provocó la necesidad de regular la actividad vinícola y comercial. Por ello, el 12 de agosto de 1483 el Cabildo de Jerez promulgó las Ordenanzas del Gremio de la Pasa y la Vendimia de Jerez, primer reglamento que reguló la vendimia, las características de las botas (barricas), el sistema de crianza y el comercio.


El "Marco de Jerez" es el territorio vitivinícola español de las provincias de Cádiz y Sevilla, en Andalucía, donde se produce y se cría el jerez. Está compuesto por Jerez de la Frontera (que le da nombre), Sanlúcar de Barrameda, El Puerto de Santa María, Trebujena, Chiclana de la Frontera, Puerto Real, Rota, Chipiona y Lebrija (único situado en la provincia de Sevilla). Se divide en dos áreas diferenciadas, la "zona de producción" y la "zona de crianza". La zona de producción está compuesta por Jerez, Sanlúcar, El Puerto, Trebujena, Chiclana, Puerto Real, Rota, Chipiona y Lebrija, mientras que la zona de crianza se limita a Jerez, Sanlúcar y El Puerto.



El jerez forma parte del Foro de Denominaciones de Origen Vitivinícolas Históricas junto con el oporto, el rioja, el burdeos, el champaña, el coñac, el borgoña y el barolo.
El vino producido es el jerez de todas sus especialidades: el fino, la manzanilla, el amontillado, el oloroso, el palo cortado, el pedrojiménez, el moscatel, el Pale Cream, el Medium y el Cream. Asimismo en la zona se produce el Vinagre de Jerez y el Brandy de Jerez.



La expresión "bodegas catedrales", cuentan que así las llamo el viajero romántico Richard Ford, a un tipo de bodega específico del Marco de Jerez.
Son bodegas que se dedican exclusivamente a la crianza del vino y que se caracterizan por ser edificios de extensa planta rectangular, cubiertos con armaduras y tejados a dos aguas,
la similitud de estas bodegas con los edificios religiosos especialmente los de tradición mudéjar, ha hecho que el nombre que les dio Richard Ford se popularice a la hora de nombrar estos "templos del vino". Y dentro de algunas bodegas podemos encontrar también  la "sacristía" un tipo de estancia particular en la que se guardan los mejores vinos que atesoran las bodegas, cuyo consumo se reserva a los familiares, amigos y empleados de confianza del bodeguero y con el que se agasaja a los compradores y a las personalidades que eventualmente visitan la bodega. A los pequeños "cachones" de "botas" que albergan las sacristías se les llama "altares", siguiendo el símil litúrgico. 


Y copa en alto brindemos: Hijo de la parra negra, nieto de la cepa tuerta, tu que te quieres colar y yo que te abro la puerta. Salud para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario