Calendario

Calendario

La Alhambra desde El Generalife

La Alhambra desde El Generalife
La Alhambra desde El Generalife

20140418

Los Cármenes del recinto de la Alhambra (Manuel de Falla)



En la Antequeruela Alta esta el carmen que habitó Manuel de Falla, una pequeña casita con  patio y jardín. Un museo que contiene los recuerdos del genial músico. En el que parece que aun resuenan sus alegres notas que danzando van...Y vienen de vuelta como un boomerang, de la que fue su casa al Auditorio, posado como esta, casi encima del carmen. Esto es solo un pequeño resumen de sus años en Granada.


Mucho se ha dicho y más se ha escrito sobre los cármenes granadinos en este se han compuesto obras musicales vibrantes y sonoras. Desde su casa en el carmen de la Antequeruela Alta. Falla compone el encargo de su amigo el diplomático Ricardo Baeza, la adaptación de la canción Cantos de los remeros del Volga a favor de los refugiados rusos. Todos los beneficios de la publicación fueron donados.


Desde ella realiza viajes a Francia, Bélgica, Italia, en Madrid conoce a Ernesto Halffter.
Empieza a componer Concerto para clave y cinco instrumentos a instancias de Wanda Landowska. 
 A comienzos de 1924 finaliza la obra Psyché, sobre un texto de Georges Jean-Aubry, que se estrenaría el 9 de febrero del año siguiente en el Palacio de la Música de Barcelona.
Ese mismo año es nombrado académico de honor de la Real Academia Hispano-Americana de Ciencias y Artes de Cádiz.


Al cumplir sus cincuenta años, recibió la distinción de "hijo adoptivo" de la ciudad de Sevilla "hijo predilecto" de la ciudad de Cádiz. 
Marcha a París para el estreno de la versión definitiva para ballet de El amor brujo en el Trianon Lyrique, con decorados y figurines de Gustavo Bacarisas. Falla como director musical y Antonia Mercé "La Argentina" y Vicente Escudero en los papeles de Candelas y Carmelo.


El 29 de diciembre 1924 en Nueve York asiste a la representación de El retablo de maese Pedro con la Philharmonic Symphony Orchestra, Wanda Landowska y Willem Mengelberg, como director. Allí es nombrado miembro de la Hispanic Society of AmericaEn Granada se realizaron conciertos de la Orquesta Bética de Cámara en el desaparecido Coliseo Olimpia, dirigidos por Ernesto Halffter y el propio Falla. En Barcelona tiene lugar el "Festival Falla", que contó con la presencia del compositor.














Falla se unió al homenaje que el Ateneo de Granada rindió al compositor alemán Ludwig van Beethoven. El compone la música para el Soneto a Córdoba de Luis de Góngora como conmemoración del tercer centenario del fallecimiento del escritor, obra que fue estrenada el 14 de mayo en la Salle Pleyel de París, con Madeleine Greslé y el propio compositor al piano. En esa época comenzó la preparación de la música incidental para la representación del auto sacramental de Pedro Calderón de la Barca El gran teatro del mundo que se realizó en la Plaza de los Aljibes de la Alhambra el 27 de junio fue organizada por el Ateneo de Granada. En esta representación intervinieron además, Antonio Gallego Burín como director artístico, Hermenegildo Lanz como escenógrafo y Ángel Barrios como director de orquesta.
El 30 de enero de 1928 toma posesión de su cargo como académico de número de la Real Academia de Bellas Artes de Granada.

    Salida a la sierra con su amigo Andrés Segovia.
 En el Théâtre National de l'Opéra-Comique se estrenó una producción de El retablo de maese Pedro dirigida por Ignacio Zuloaga. Recibe la condecoración de caballero de la Legión de Honor. En septiembre viaja a Siena, en compañía de su amigo Juan Gisbert Padró, para actuar como solista en una audición del Concerto. 
Fue nombrado miembro de la Kungliga Svenska Musikaliska Akademien Vágnar de Estocolmo. Recibe la visita en Granada de Maurice Ravel. El 13  de mayo de 1929  y tras las presiones de los académicos, Falla fue elegido por unanimidad, miembro de la Real Academia de San Fernando, el había rechazado anteriormente este nombramiento y nunca llegó a leer su discurso de ingreso.
 John Brande Trend publicó el primer libro monográfico sobre Falla en Nueva York, titulado Manuel de Falla and Spanish music. En esa época estaba totalmente inmerso en Atlántida y tenía la esperanza de poder estrenar la obra en la Exposición Universal de Barcelona o en la Exposición Iberoamericana de Sevilla que se celebraban ese mismo año.

A finales de enero de 1930, fue visitado por Alfredo Casella, que se encontraba en la ciudad realizando unos conciertos con el Trío Italiano.
En diciembre realizó un viaje a Cádiz para dirigir un concierto en el teatro que lleva su nombre. Durante esta estancia en su tierra natal aprovechó la ocasión para realizar una excursión, inspirada por sus trabajos en Atlántida, al islote de Sancti Petri, lugar en el que supuestamente estarían las ruinas del templo de Hércules.

     islote de Sancti Petri,

En 1931 realizó su última visita a Londres para dirigir El retablo de maese Pedro en una retransmisión de la BBC. El 14 de mayo, un mes después de la proclamación de la Segunda República en España. 
En 1937, colabora con José María Pemán en un Himno marcial para las fuerzas franquistas. Para ello, Falla arregla y adapta el "Canto de los Almogávares", de Los Pirineos de Felipe Pedrell, con letra nueva de José María Pemán. 
El 28 de septiembre de 1939, después de la Guerra Civil Española y ya comenzada la Segunda Guerra Mundial. Manuel de Falla deja su casa de la Antequruela Alta  y se exilia en Argentina. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario